Síntomas, causas y tratamiento de la apnea del sueño

¿Ronca por la noche? ¿Se siente cansado durante el día? ¿Se duerme con facilidad? Si ha contestado afirmativamente a estas preguntas puede serle de interés el siguiente artículo.

¿Qué es el Síndrome de la Apnea Obstructiva del Sueño (SAOS)?

El SAOS es una enfermedad causada por episodios repetitivos de cierre o estrechamiento de las vías respiratorias altas a nivel de la faringe, manteniendo el trabajo de los músculos respiratorios. Este estrechamiento o cierre de la vía aérea alta produce hipoapneas o apneas respectivamente. Las apneas (más de 10 segundos) o hipoapneas se definen como una disminución de la oxigenación de la sangre, esto provoca que nos despertemos inconscientemente produciendo un sueño de mala calidad y poco reparador. La fragmentación del sueño durante la noche constituye la causa de los síntomas diurnos de cansancio y, en combinación con la hipoxemia repetida, lleva al aumento de la presión arterial y a sus complicaciones consecuentes. 

¿Cuáles son los síntomas del SAOS?

Síntomas durante el día: somnolencia, cefalea matutina, alteraciones de la memoria y concentración, disminución de la libido, trastornos emocionales. Cifras de tensión arterial altas de predominio matutino.

Síntomas durante la noche: ronquido (fuerte e irregular) y apneas, sudoración aumentada, despertares con sensación de disnea, nicturia, palpitaciones, sequedad bucal al despertar. Los ronquidos son sonidos producidos por la vibración del paladar blando y de otras estructuras del tracto respiratorio superior. Estos ruidos se deben a que, durante el sueño, los músculos dilatadores de la faringe son menos activos, y la garganta tiende a cerrarse cada vez que respiramos. En los casos graves, el paciente con SAOS tiene un sueño muy intranquilo y suda de forma profusa sin motivo aparente.

¿Qué causa los ronquidos? Tener una mandíbula muy pequeña hace que la lengua se desplace hacia atrás facilitando la obstrucción de la vía aérea. Un paladar blando o la campanilla demasiado grande, también estrechan la garganta y pueden contribuir al problema. Las obstrucciones de la nariz facilitan los ronquidos. Las alergias nasales, las vegetaciones o cualquier cuerpo que obstruya la vía aérea facilitara los ronquidos.

¿Cuáles son las causas del SAOS?

La causa principal que predispone a este problema es tener una garganta más estrecha de lo normal. Hay factores adicionales importantes que estrechan aún más la garganta: la obesidad, así como fumar y beber. El alcohol relaja los músculos dilatadores de la faringe, de forma que empeora los ronquidos y las apneas. Las pastillas para dormir, sedantes y antihistamínicos tienen un efecto similar en la vía respiratoria.

Hay causas difíciles de tratar, como factores hereditarios. Algunas familias tienen la garganta más estrecha, la edad también es un factor predisponente ya que la garganta se hace más estrecha con los años.

¿Cuáles pueden ser las consecuencias del SAOS?

Predisposición a los accidentes debido a la somnolencia diurna. Percibirá una disminución en el rendimiento y concentración. Tendencia a la depresión. Predisposición a desarrollar hipertensión arterial. El SAOS no tratado aumenta el riesgo de muerte, enfermedades del sistema circulatorio.

¿Cuál es el tratamiento?

El mejor tratamiento disponible para el SAOS es un aparato llamado CPAP (Constant Positive Airway Pressure). Este aparato proporciona una presión positiva en la vía aérea a través de la nariz, cuando se duerme. El tratamiento es eficaz. El tratamiento con la CPAP no cura la enfermedad, por lo que el paciente debe hacer un esfuerzo adicional y tratar de perder peso. El tipo de sueño puede ser evaluado en el hospital o en el domicilio del paciente, utilizando unos equipos de monitorización especiales. Estos equipos registran, graban y analizan el nivel de oxígeno en la sangre, los ronquidos, la respiración y los movimientos del tórax.

Recomendaciones para la Apnea del sueño 

  1. Se recomienda perder peso como primera medida, reduciendo especialmente las grasas, los dulces y el alcohol. La grasa acumulada en el cuello contribuye al estrechamiento de la garganta. Calcule su IMC para comprobar si se encuentra en rango normal. Si se pierde peso, es muy probable que los síntomas desaparezcan. 
  2. Hacer ejercicio físico adecuado a la edad. 
  3. No tomar ninguna bebida alcohólica en las 3 horas antes de acostarse.
  4. Evitar tomar sedantes y antihistamínicos antes de acostarse. 
  5. No fumar.
  6. Dormir de lado o con la cabecera de la cama elevada.